TSA Bursátil - Cómo dolarizar los ahorros

05 de noviembre de 2021

¿Cómo dolarizar los ahorros?

Dólar Bolsa, obligaciones negociables, Fondos Comunes de Inversión y Dólar Futuro se presentan como opciones para respaldar los ahorros ante las variaciones del tipo de cambio. En esta nota, explicamos en qué consisten.




El Mercado de Capitales brinda alternativas de inversión y financiamiento y, además, responde a ciertas necesidades de los inversores, como hacerse de dólares o proteger fondos de la devaluación del tipo de cambio.

El Dólar Bolsa o MEP es la operación bursátil estrella para comprar o vender dólares por bolsa. Obligaciones negociables, Fondos Comunes de Inversión (FCI) y Dólar Futuro se presentan como alternativas de inversión para resguardar los fondos ante las variaciones del tipo de cambio oficial y, a su vez, obtener una ganancia.


Dólar Bolsa o Dólar MEP:

Se trata de una operación bursátil que fue muy nombrada en el último año debido a las restricciones cambiarias. Consiste en la compra de un activo bursátil en pesos que luego se vende según su cotización en dólares. De esta manera, permite que un inversor con pesos en su cuenta comitente, pueda hacerse de dólares. De modo inverso, también se pueden obtener pesos. Su principal ventaja es que, dependiendo de los instrumentos utilizados, el Dólar Bolsa es una opción segura para adquirir dólares sin límites de montos. 

Su principal ventaja es que, dependiendo de los instrumentos utilizados, el Dólar Bolsa es una opción segura para adquirir dólares sin límites de montos.

Actualmente existen algunas restricciones para su operatoria, entre las que se destacan:

→ No haber comprado dólar ahorro a través del Mercado de Cambios en los últimos 90 días (200 dólares en bancos o casas de cambio).

→ No tener créditos a tasa 0 o tasas subsidiadas por el gobierno vigentes o pendientes de cancelación, incluyendo préstamos.

→ No contar con financiamientos pendientes a cancelar de tarjetas de crédito.

Adicionalmente, la última regulación (907/2021) emitida por CNV dispone:

  • En caso de realizarse la operatoria con títulos bajo ley local, cuya liquidación sea en especie D (ejemplo AL30D), no hay restricciones a la compra, pero sí a la venta. Ésta no podrá exceder los 50.000 nominales semanales por cuenta y CUIT.
  • En caso de realizarse la operatoria con títulos bajo ley extranjera (como GD30D), CEDEARs o Ledes, se podrán comprar sólo si el inversor no vendió instrumentos de renta fija bajo ley local en los últimos 30 días corridos y no venderá en los próximos 30. Para la venta rige la misma restricción, pero sin límites de nominales.

Para operar Dólar Bolsa, el inversor sólo debe contar con una cuenta comitente en TSA Bursátil, comunicarse con su asesor financiero y prestar conformidad a la DDJJ.

Como referencia, al cierre del 4 de noviembre de 2021, la cotización del Dólar Bolsa con AL30 fue de $180,50, mientras que con GD30 fue de $201,80 (sin considerar comisiones).


Obligaciones negociables:

A través de los bonos corporativos u obligaciones negociables, algunas empresas (como Tecpetrol, Arcor e IRSA) buscan financiamiento en el Mercado de Capitales.

El mercado secundario contempla la posibilidad de adquirir obligaciones negociables hard dollar utilizando pesos. Estos instrumentos permiten cobrar flujos de fondos futuros en dólares y percibir un rendimiento. Se destacan los bonos corporativos IRCP 2023, Pan American Energy 2027 y Cresud 2023. Sus rendimientos al 4 de noviembre de 2021 se situaron en torno a 7,02%, 4,49% y 9,89%, respectivamente.

Otra alternativa atractiva son las obligaciones negociables dollar-linked, que posibilitan invertir en herramientas dolarizadas con la utilización de pesos. Estos bonos corporativos están denominados en dólares, pero pueden adquirirse integrando pesos al tipo de cambio oficial (por lo general, según BCRA A3500) o con los precios de mercado vigentes. A su vez, los pagos de servicios de capital e interés se realizan en pesos, considerando el tipo de cambio oficial vigente a la fecha de los mismos. Por lo tanto, se conserva el valor de la inversión en dólares oficiales y se genera un rendimiento adicional.

Estos bonos corporativos están denominados en dólares, pero pueden adquirirse integrando pesos al tipo de cambio oficial (por lo general, según BCRA A3500) o con los precios de mercado vigentes. A su vez, los pagos de servicios de capital e interés se realizan en pesos, considerando el tipo de cambio oficial vigente a la fecha de los mismos. Por lo tanto, se conserva el valor de la inversión en dólares oficiales y se genera un rendimiento adicional.

Algunos ejemplos de obligaciones negociables dollar-linked son: IRSA 2022 (9,85%) y Cresud 2023 (1,58%).


Fondos Comunes de Inversión:

Los FCI se definen como instrumentos de inversión colectiva, donde los inversores pueden aportar una pequeña porción de su capital a cambio de cuotapartes del fondo y acceder a una cartera diversificada compuesta por otros instrumentos (como obligaciones negociables, acciones y plazos fijos). La composición depende del tipo de fondo y queda a cargo de un administrador profesional.

Con el fin de dolarizar los ahorros, se pueden suscribir cuotapartes en fondos que estén compuestos por obligaciones negociables hard dollar o dollar-linked. De esta forma se accede a una cartera con distintos instrumentos, permitiendo obtener todos los beneficios ya explicados de los mismos.

Entre las opciones disponibles, se encuentra el MAF Renta Argentina. El cual está compuesto, principalmente, por instrumentos dollar-linked y lleva un 22,07% de rendimiento desde principios de año hasta el 4 de noviembre.

También, se destaca el FCI Argenfunds Renta Fija que busca invertir en instrumentos que ajusten por el tipo de cambio oficial para proteger de la devaluación. Desde comienzos del 2021 hasta el 4 de noviembre, su rendimiento es de 24,65%.


Dólar Futuro:

Es una herramienta que posibilita cubrirse o especular ante las variaciones del tipo de cambio oficial. Concretamente, un contrato de futuros es un acuerdo para comprar o vender un activo en una fecha específica (en el futuro) a un precio determinado. Este activo puede ser un grano, un metal, una acción o una moneda (como: dólares o yuanes).

El Dólar Futuro tiene dos aplicaciones principales: cobertura y especulación. Quienes buscan cobertura suelen ser los exportadores e importadores. Los primeros se favorecen con una suba del dólar y desfavorecen con un retroceso, los segundos, del modo inverso. Un exportador busca eliminar el riesgo a la baja y vender futuros de dólar, entonces logra un flujo de fondos en moneda local estable. Por el contrario, un importador compra dólar futuro, dado que deberá asumir costos en moneda extranjera, y gana previsibilidad del flujo de efectivo en moneda local.

Aquellos que toman una postura especulativa, generalmente, compran futuros de dólar cuando consideran que el tipo de cambio avanzará más que el precio futuro para obtener una ganancia. Por su parte, si esperan que el tipo de cambio se ubique por debajo del precio futuro, venden contratos de dólar y ganan la diferencia entre el tipo de cambio futuro y spot.

Uno de sus principales usos es conjunto con un título público en pesos para generar, lo que se llaman, “sintéticos”. El inversor puede crear su propio instrumento dollar-linked sumando a su posición en pesos la compra de Dólar Futuro.


Para más opciones de inversión, contactar a nuestros asesores.

Para conocer la cotización de Dólar Bolsa o MEP, las próximas licitaciones y oportunidades de inversión, recomendamos suscribirse a nuestro WhastApp. De lunes a viernes, enviamos alertas, novedades e información del Mercado de Capitales.

Más novedades